Descripción

Desde su espacio en el número 5 de la calle Santa Teresa, uno de los rincones más coquetos del barrio, proyectan sus diferentes líneas de accesorios que les han hecho hacerse un hueco destacado en el panorama nacional. Malababa retorna a los orígenes (a lo primario, a lo esencial) y utiliza el elemento de la piel para hacer de cada accesorio un objeto vivo, perdurable. Con el color como punto de partida, las ideas toman forma bajo manos expertas; manos que transfieren un relato particular a las piezas que tocan. Todo es diseñado y fabricado en España, teniendo como resulto unos productos exquisitos e inigualables.